ANTENA 3 GANA EL DESAFÍO

Hoy toca buena crítica. Después de ver el debut de El desafío, en Antena 3, me fui a la cama con buen sabor de boca. Pasé un rato agradable viendo este espacio tan acertado para un viernes noche, después de una semana de mucho trabajo. Pero mi sorpresa ha llegado esta mañana con los datos de audiencia, que estaba seguro que no iban a coincidir con mi sentir: un éxito de 22.4 % de share y 3.4 millones de espectadores, frente al 14.8 y 2.3 de Got Talent, de estreno también en Telecinco.

Daba por hecho que la arrasadora y marketiniana forma de trabajar de la cadena de Fuencarral y la inercia del público a ver la tele que muchos llaman Telecirco pero que a la vez ponen en sus teles día sí día también, entre otras no muchas más razones, darían como siempre la victoria a Vasile, sirviendo ya de buen precedente para lo que puede ser el primer ‘sorpaso’ de audiencias en Enero después de muchos meses. Aunque en esta ocasión sí que abría que resaltar por una vez la puesta en marcha de la reducida maquinaria de promociones de Antena 3, pero no por ello menos potente: El desafío se ha estado anunciando a bombo y platillo durante días en los dos grandes bastiones de Antena 3: Pasapalabra y El Hormiguero.

Ver famosos -ha muchos nos gusta-, pero de otra manera más fresca, diferente, positiva y, aunque ya parezca un palabro muy manido sobre todo para catalogar los contenidos de Atresmedia, blanca. Disfrutar de algo así como un gran concurso-espectáculo es un pelín de aire fresco en un momento en el que no ahogamos con los mismos covidtemas nevados; casi desde Grand Prix no se hacía algo así en la tele adaptado a nuestro siglo, sin caspas… Y ensimismarse con la hermosura del joven chef Jorge Brazález es ya la guinda del pastel.

Estuvo todo bien. Agilidad, buena realización, impresionante, tensa y muy televisiva la prueba de la excavadora con Ághata… Incluso hasta la Falcó, de la que ya empiezo a estar harto de verla más que en la sopa. Mientras que en El Hormiguero la veo sin tablas, insegura y con una expresión oral más que pésima, como jurado en El desafío está graciosa y habla lo justo pero con un mínimo de sentido común.

Por poner un pero a la nueva aventura de Roberto Leal, BASTA YA DE APNEAS. Pero bueno imagino que si siempre aparecen será porque en general al público nos gusta esta prueba estática, agónica y ya tan vista y revista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s